Haga más putts: tres consejos fáciles

El golf es un juego lleno de contradicciones exasperantes. Todos los golfistas entienden que el juego requiere concentración, pero no pensar demasiado, un enfoque fuerte, pero la capacidad de ver el «panorama general» y una rutina rígida, pero que permite la creatividad. En ninguna parte son más evidentes las contradicciones que en el green, donde una tarea simple (empujar una bola en un hoyo en el suelo) está cargada de tensión y ansiedad.

Los golfistas han intentado de todo, desde instrucción experta hasta hipnosis, tratando de ayudarlos a hacer cada putt en el green. Relájate, incluso los profesionales no pueden hacer cada putt.

En lugar de hacer el putt monstruoso ocasional de 35 pies, su objetivo debe ser dominar algunas técnicas que le permitirán hundir esos putts más importantes, esos molestos 3 a 10 pies, con mayor confianza y mucha más frecuencia.

Se deben dominar tres habilidades principales para convertirse en un putter competente. Primero, ¡mantén la cabeza baja! Ver la pelota en el momento del impacto es una idea simple, pero con demasiada frecuencia se ve superada por la emoción de querer ver hacia dónde se dirige la pelota. Levantar la cabeza, aunque sea un poco, para observar la trayectoria de la bola antes de que sea golpeada puede significar un cambio en el ángulo de la cabeza del putter, lo que a menudo resulta en una línea significativamente desviada del objetivo, incluso para putts cortos. Tan importante como mantener la cabeza gacha es mantenerla quieta.

Una segunda habilidad importante es aprender a visualizar. Los golfistas aficionados normalmente leen sus putts examinando solo el camino inmediato desde la bola hasta el hoyo. De hecho, debe escanear una perspectiva lo más amplia posible al evaluar un putt. Trate de desarrollar una imagen mental de todo el green: dónde se encuentra el lado alto, la gravedad de la inclinación y una idea general de la velocidad, el rompimiento y la trayectoria de la bola.

Una vez que haya evaluado todo el green, limite su enfoque al área donde colocará. Visualiza cómo crees que va a seguir la pelota. Imagine su camino preciso directamente hacia el agujero. Al comenzar con el panorama general y luego reducirlo a un tamaño más manejable, usted toma el control.

Finalmente, ¡piense en la distancia, no en la velocidad! Si bien el objetivo final de meter la bola en el hoyo no cambia, un cambio sutil en el enfoque, enfatizando la distancia, no la velocidad, puede brindar una mejora importante en su habilidad general para poner. El control de la distancia proviene principalmente de la simetría de tu brazada.

El golpe de putt ideal se mueve tanto hacia atrás como hacia adelante, con ambas partes del golpe a la misma temperatura. Este ritmo uniforme se puede lograr a través de una combinación de práctica diligente y la comprensión real de que el putter, no usted, es responsable de hacer el trabajo.

Si mantiene la cabeza gacha y quieta, visualizando de ancho a estrecho antes de patear y concentrándose en la distancia en lugar de en la velocidad, comenzará a hacer putts que antes se le escapaban.

Finalmente, mantenga las cosas en perspectiva. Recuerde, «las personas que nos dieron el golf y lo llamaron juego son las mismas personas que nos dieron la gaita y lo llamaron música».

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario