¿Cómo presionar y soltar las teclas correctamente en el órgano?

Cuando enseño a mis estudiantes de órgano, una de las cosas más evidentes que noto de inmediato es si su depresión y liberación de teclas es correcta o no. Si llegan al órgano con alguna experiencia tocando el piano, entonces, naturalmente, intentan recrear el mismo sentimiento en el órgano.

El caso es que, aunque tanto el órgano como el piano tienen las mismas teclas (blancas y negras, a veces blancas y negras), su acción y producción de sonido es inherentemente diferente.

En el piano, es muy natural levantar los dedos y atacar las teclas con algo de fuerza si quieres tocar más fuerte, o con menos fuerza si quieres que el piano suene más suave.

Todo esto es innecesario en el órgano porque el instrumento no reacciona de la misma manera que lo hace el piano. Por ejemplo, ya sea que toque o no más fuerte o más suave, el órgano sonará igual.

Esto no es del todo cierto en algunos casos, pero para no complicar demasiado las cosas desde el principio, quedémonos con la característica más obvia: la dinámica en el órgano se hace de manera diferente a la del piano.

Entonces, ¿cómo presionas y sueltas las teclas del órgano correctamente?

Bueno, es bastante simple. Con un movimiento nítido y preciso del dedo, presione la tecla hacia abajo y manténgala presionada hasta que tenga que soltarla. No haga ningún movimiento innecesario con el brazo o tenga mientras mantiene presionada la tecla. Cualquier movimiento circular que hacemos en el piano no es realmente necesario en el órgano.

Por supuesto, tenemos que estar siempre atentos si hay alguna tensión en los hombros, o en los brazos, o en la mano, en la muñeca, etc. Si la hay, solo trata de relajarla. La respiración profunda consciente mientras se juega ayuda a lograrlo.

Si desea soltar la tecla, no levante el dedo de la tecla. Deje que se quede y descanse en el teclado.

Recuerda, cuanto menos movimiento hagas en el órgano, más precisa será tu interpretación. De esta forma podrás controlar y coordinar mucho mejor los lanzamientos.

Entonces, lo principal a tener en cuenta aquí es:

MANTENGA LOS DEDOS EN CONTACTO CON LAS LLAVES EN TODO MOMENTO.

Si llegas al órgano desde el piano, será bastante difícil hacerlo al principio. Tendrás que pensar constantemente en ello. Sin embargo, después de algunos meses de práctica correcta, formarás un buen hábito y nunca más tendrás que volver a pensar en ello.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario